Tó é pa ná.

Cuando uno trabaja la jardinería se hace evidente el ciclo de la vida-muerte. La observación y el cuidado de las plantas, desde su siembra en semillero hasta el momento en el que se cortan las ramas secas y se depositan en el compost, pasando por el estado de plántula, por el crecimiento, el transplante, la maduración y la floración, me han hecho sentir con claridad la enseñanza del Buddha de que todo lo que nace, muere; todo lo que tiene un comienzo tiene, tarde o temprano, un final; todo lo que aparece, termina por desaparecer. Es ley de vida. No podemos hacer nada para evitarlo.

Tabaco de Virginia

Creo que no hay nada más evidente y, sin embargo, nada más lejos de nuestra conciencia cotidiana. Porque vivimos como si el estado y la situación en la que nos encontramos en un momento dado fueran a durar para siempre. La belleza de una flor en su plenitud dura poco tiempo. Pero es precisamente la fragilidad de esa belleza efímera lo que nos conmueve profundamente. ¿Por qué la naturaleza se esfuerza tanto en algo tan frágil? ¿Para qué florecen las flores?

Caléndulas

Esta mañana he recorrido con calma el jardín y la vida y la muerte aparecen juntas e inseparables. A la derecha un gladiolo en plena floración; a la izquierda, un gladiolo ya marchito.

Las adelfas están cuajadas de flores recién abiertas: a su pies, yacen resecas las que se abrieron hace unos días.

Flores caídas de adelfa

Con respecto a nosotros, seres humanos, ¿es la supervivencia el fin último de nuestros esfuerzos? Si así fuera, estamos condenados a la frustración y a la derrota. El envejecimiento – con sus deterioros múltiples- es inevitable. La muerte también lo es. Concebimos nuestra existencia como una lucha a muerte con la muerte, aunque sabemos que la tenemos perdida de antemano. Venimos de la ná (nada) y vamos a la ná. Y entre una ná y la otra, no somos naide, por mucho que nos empeñemos en ser alguien o algo.

Ipomea

A veces me pregunto para qué dedico tantas horas, energía y esfuerzo físico al jardín. Se me han ocurrido muchas respuestas: porque me gusta sentirme envuelto en la belleza de las plantas, contemplar sus formas y colores, su crecimiento y su decrepitud; porque me gustaría que algún día mis nietos se suban a la higuera a coger higos y brevas mientras converso con mi hijo y su mujer bajo su sombra; porque es bueno para el planeta crear zonas verdes … y otras muchas por el estilo. Pero, finalmente, creo que mis esfuerzos no tienen un propósito concreto. Lo hago por ná, porque disfruto haciéndolo, aún sabiendo que la vida de las plantas y de sus flores- como la mía- es frágil y dura poco; aún sabiendo que no es seguro que vaya a tener nietos o que, si llego a tenerlos, les guste subir a una higuera y comer higos; aún sabiendo que el equilibrio del planeta no depende del pequeño rincón que cuido en este barranco perdido, apenas una pequeña arruga en la piel del globo terráqueo.

Las flores florecen pa ná y yo las ayudo a florecer por ná y pa ná. Pero ese instante de contemplación de su belleza me colma una sed ancestral y me hace tocar una plenitud no exenta de una dulce tristeza.

Ipomea

Este año he plantado en semillero muchas campanillas trepadoras y durante varias semanas sus flores rojas, amarillas y anaranjadas han pintado el jardín con sus colores llamativos sobre el fondo verde intenso. Me he comido muchas de ellas, porque sus flores son comestibles, y he saboreado su dulzura picante. Pero ya han casi desaparecido. Se han secado y han dejado caer sus semillas de las que brotarán, probablemente, nuevos ejemplares. Lo mismo me ha ocurrido con otras plantas como los liatris, que ahora están alcanzando su apogeo. Y no pasará mucho tiempo antes de que tenga que cortar sus tallos secos.

Liatris

Este jardín me está enseñando, en carne propia, tanto como lo que aprendí de mis maestros zen.

Hace varias noches conversaba con mi Inoé, mi hijo único, bajo la higuera, mientras contemplábamos la aparición de la luna llena sobre la colina. Y, no sé por qué, compuse un rap en andalú (mi dialecto natal). Después, cuando ya nos retiramos a nuestras habitaciones, este rap continuó sonando en mi cabeza y me puse a cantarlo en la cama hasta que me quedé dormido.

El rap es este:

Versión original en andalú                  Traducción al castellano

To é pa ná.                                                Todo es para nada.

¡Qillo!                                                          ¡Oiga!

¿Y tó ezto pa qué?                                     ¿Y todo esto para qué?

Tó ezto pa ná.                                           Todo esto es para nada.

Ezto é pa ná.                                             Esto es para nada.

Ezto é pa ná.                                             Esto es para nada.

Ezto é pa ná.                                             Esto es para nada.

Tó é pa ná.                                                Todo es para nada.

Tó é pa ná.                                                Todo es para nada.

Tó é pa ná.                                                Todo es para nada.

¡Quillo!                                                        ¡Oiga!

¿Y ezo pa qué?                                          ¿Y eso para qué?

¡Ezo é pa ná!                                             Eso es para nada.

Ezo é pa ná.                                              Eso es para nada.

Ezo é pa ná.                                              Eso es para nada.

Ezo é pa ná.                                              Eso es para nada.

Tó é pa ná.                                                Todo es para nada.

Tó é pa ná.                                                Todo es para nada.

Tó é pa ná.                                                Todo es para nada.

¡Quillo!                                                        ¡Oiga!

Y ¿ezo por qué?                                         Y eso por qué.

Poz por ná.                                                  Pues por nada.

Ezo é por ná.                                               Eso es por nada.

Ezo é por ná.                                               Eso es por nada.

Ezo é por ná.                                               Eso es por nada.

Tó é por ná.                                               Todo es por nada.

Tó é por ná.                                              Todo es por nada.

Tó é por ná.                                              Todo es por nada.

¡Quillo!                                                        ¡Oiga!

¿Y ezo que é?                                             Y ¿eso qué es?

Ezo ez lo que é.                                          Eso es lo que es.

Ezo ez lo que é.                                          Eso es lo que es.

Ezo ez lo que é.                                          Eso es lo que es.

Ez lo que é.                                                 Es lo que es.

Ez lo que é.                                                 Es lo que es.

Ez lo que é.                                                 Es lo que es.

Lo ke é, é.                                                     Lo que es, es.

Lo ke é, é.                                                     Lo que es, es.

Lo ke é, é.                                                     Lo que es, es.

Ezo no é ná.                                                Eso no es nada.

Ezo no é ná.                                                Eso no es nada.

Ezo no é ná.                                                Eso no es nada.

No é ná.                                                       No es nada.

No é ná.                                                       No es nada.

No é ná.                                                       No es nada.

Anda que no.                                               Así es.

Anda que no.                                               Así es.

Anda que no.                                               Así es.

No ni ná.                                                       (intraducible)

No ni ná.                                                       (intraducible)

No ni ná.                                                       (intraducible).

Si quieres oír el rap, aquí lo tienes:

Tó é pa ná
Comparte esto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =