Otoño

¿Acaso no hay belleza

en el lento marchitarse

de las cosas,

otrora exultantes de vida?

¿Cómo no ser conmovido

por el fulgor del instante, eterno,

que no volverá nunca más?

El resplandor del otoño

precede la putrefacción silenciosa

en la que germinan las semillas

de una primavera, ya presente, mas

invisible aún.

Dokushô Villalba

14 nov. 2020

Comparte esto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 6 =