Nocturno

Las calles y avenidas son circuitos impresos.

Las unidades de información circulan veloces.

Luces rojas:           todo se para.

Luces verdes:        todo se agita.

Coches,

motos,

bicis,

patines,

autobuses,

motocarros,

furgonetas,

camiones,

grúas,

sidecares

rápido, rápido

moviendo información.

 

Los vehículos transportan cuerpos.

Los cuerpos, masas encefálicas

Las masas encefálicas, neuronas.

Las neuronas, información.

 

No obstante, los árboles del parque siguen quietos.

 

Los pistilos se abren en primavera

dejando escapar cuerpos livianos

que flotando en el aire

llegan sin quererlo

a los estambres abiertos

que aguardan sin saberlo.

 

Una melodía de flauta oscila también

ingrávida en el aire

envolviendo avenidas, tejados

y árboles.

 

No sé quién es el flautista.

Tal vez alguien

que en alguna grieta de la ciudad

permanece quieto

y desde su quietud transmite una dulce emoción

a todos los corazones abiertos.

No sé quién es el flautista.

Él ni siquiera sabe que yo existo

pero su corazón y el mío

están unidos en una misma emoción

esta noche sin luna,

esta noche sin dueño,

esta noche sin sueño.

 

Dokushô Villalba

Valencia, 1990

Deja un comentario