Llueve y llueve.

Llueve y llueve,

nieva y nieva

desde aquí hasta el infinito.

El cielo todo es un mar desfondado.

El universo entero se desborda en humedades

y la noche se cierra sobre sí misma.

Dentro se pudre el cuerpo,

se pudre el alma como las hojas caídas del otoño

se pudren

en el vientre del invierno.

La llama de esta vela es una isla de fuego

rodeada por todas partes de aguas oceánicas. 

La vida es una isla rodeada de muerte.

Es invierno.

Pero en las vastas soledades de este silencio

fermenta, lo siento, la furia del dragón,

el torrente ígneo, la energía exultante

de la primavera.

 

Y cuando despierte,

cuando estalle y se manifieste,

la muerte será de nuevo

una isla por todas partes rodeada

de vida.

Dokushô Villalba, 1987.

Comparte esto:

5 Comments Llueve y llueve.

  1. Fabiola

    Me ha gustado mucho la descripción poética de la muerte y el futuro renacer ,imagino que inspirado en estos días que azota Gloria en especial en algunos lugares entre ellos la comunidad valenciana.

    Reply
  2. Paco Ayala

    Tiene fuerza, energía vital, este poema sobre la vida/muerte no dual realidad. Muchas gracias, maestro.

    Reply
  3. Angie

    Pesimistic. Not living «mindfulness». Here & now let’s do something to save the planet. At last, there is a flame burning light

    Reply
  4. isabel

    Cada mañana, después de desayunar , mientras mi hijo de siete años todavía duerme, desde el confinamiento se me hace indispensable comulgar un poema de Dokuso. Es una bocanada de oxigeno a la falta de aire. Como me gustaría, todo pasa y todo queda, poder ir al templo unos días con mi hijo. Y compartir con el la belleza del silencio.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.