La ética de la compasión

La ética de la compasión, corazón de una nueva civilización universal,
por Dokushô Villalba 

Esta conferencia fue impartida por el maestro Dokushô Villalba en la sede de la UNESCO, París, con motivo del Simposium “Unidad en la diversidad” organizado por la Unión Budista Europea con el apoyo de la UNESCO, el 18 de Noviembre del 2000.¿Qué es la ética?

La ética es definida como la parte de la filosofía que trata sobre la moral y las obligaciones del ser humano.
A su vez, la moral es la disciplina que estudia las acciones humanas en base a su bondad o su maldad. En el corazón de toda ética se encuentran pues los conceptos de bien y de mal.
La pregunta clave es ¿qué es el bien, qué es el mal? El maestro Zen japonés Menzan Zuihô, del s. XVIII, escribió:

“El bien no es un valor absoluto ni universal. Sin embargo, nos aferramos tercamente a lo que nosotros consideramos como bueno creyendo que es realmente el bien. El mal tampoco es un valor absoluto. Aún así nos apegamos a nuestros propios juicios y no actuamos espontáneamente. Lo que nosotros consideramos firmemente como bueno, otros pueden considerarlo como malo, y viceversa. Pero aunque todos nos pusiéramos de acuerdo respecto al bien y al mal, este acuerdo no sería más que un juicio emitido por la mente ilusoria que se manifiesta en forma de conocimientos, puntos de vista, experiencias condicionadas, etc.”

Otro maestro zen, Yoka Daishi (China, s.VIII), escribió en su obra “El Canto del Despertar Inmediato” (Zhengdaogé):

“¿Qué es el bien, qué es el mal?
Los seres humanos no podemos saberlo.
¿Quién va en el buen camino y quién a contracorriente?
Ni siquiera el cielo puede determinarlo”.

El bien y el mal son valores relativos. Cada cultura, cada sistema religioso, cada sociedad e, incluso, cada individuo, construyen su propia ética en base a sus apreciaciones relativas y condicionadas sobre el bien y el mal. Por ello puede parecer difícil hablar de ética universal, así, en singular. Lo que encontramos a primera vista es una gran variedad de éticas o conjuntos de normas morales.

Ética y éticas

Dentro de las grandes tradiciones espirituales tenemos la ética judeocristiana, la jainista, hinduista, musulmana, la protestante, la budista, la ética de los indios norteamericanos, de los bosquimanos africanos,  de los aborígenes australianos, etc.
Dentro de la tradición civil tenemos el código ético implícito en el derecho romano, en el marxismo-leninismo, en el anarquismo utópico, en la religión civil norteamericana, etc.
Por otra parte, está lo que podríamos llamar la ética del poder y de los poderosos, para la cual el bien consiste en conseguir poder, en mantener y aumentar el poder conseguido, y el mal es todo aquello que amenace de alguna forma a este poder.
Está la ética del beneficio comercial, según la cual el bien consiste en ganar todo el dinero que se pueda y el mal en perder la riqueza obtenida.
Está la ética trascendentalista, para la cual el bien consiste en abandonar lo antes posible este mundo impuro para alcanzar un mundo puro en el más allá, y el mal viene representado por todo aquello que ata al ser humano a este mundo impuro.
Está la ética materialista, para la cual el bien consiste en gozar al máximo de los placeres de este mundo y el mal es todo aquello que impide hacerlo.
Está la ética individualista para la cual el individuo es lo primero, el bien supremo, y todo aquello que coarta la libertad del individuo es el mal.
Está la ética colectivista para la cual la supervivencia del grupo social es lo primero y todo aquello que ponga en peligro el bien común es el mal.
Lo que encontramos más a menudo es una mezcla de distintos códigos éticos contrapuestos y casi siempre en conflicto entre sí.
Las guerras religiosas, étnicas, culturales e incluso civiles son, en esencia, las guerras de unos códigos éticos contra otros. Los seguidores de unos y otros sistemas éticos creen que su concepción del bien y del mal es la verdadera, la única verdadera y, por ello, tratan de imponer, mediante el uso del poder y de la violencia, su concepción absoluta del bien y del mal a otros. El resultado de esta lucha no es más que dolor y sufrimiento para todos.
Esto es lo que vemos al analizar la historia pasada y presente de la humanidad.
¿Es posible alcanzar una definición universal del bien y del mal que pueda ser compartida por todos los seres humanos de este planeta? Este es el reto al que nos enfrentamos en los inicios de este siglo XXI. Algo en lo que todos tenemos que ponernos a trabajar.

Ética de la sabiduría y ética de la compasión

Creo que, en primer lugar, todos deberíamos relativizar nuestras concepciones acerca del bien y del mal. “¿Quién va por el buen camino y quién a contracorriente? Ni siquiera el cielo puede saberlo”, decía el maestro zen Yoka Daishi. Tenemos que reconocer que nuestras concepciones acerca del bien y del mal han surgido como fruto de un fuerte condicionamiento personal, familiar, social, religioso, cultural, étnico, histórico, geográfico e incluso cósmico. Lo que es bueno para mí no tiene porqué serlo necesariamente para ti. Lo que es malo para ti no tiene porqué serlo para mí. El reconocimiento del carácter relativo del bien y del mal nos libera de la fijación ciega que conduce a la dominación compulsiva de los demás. Reconociendo que nuestra concepción del bien y del mal es relativa podemos reconocer que la concepción de los demás también es relativa y, aceptando esta relatividad de todos los sistemas éticos, el bien y el mal dejan de ser considerados como un absoluto con marca registrada.
A esta percepción la llamo ética de la sabiduría porque es el ojo de la sabiduría el que nos permite ver que el bien y el mal son valores relativos.
No obstante, esta ética de la sabiduría, aunque es imprescindible, no es suficiente. La ética de la sabiduría sirve para reconocer, aceptar y respetar la diferencia, la diversidad, de cada individuo, cultura o tradición. Ahora bien, puesto que sólo somos lo que somos a través de nuestra relación con los demás, puesto que somos seres relacionales, necesitamos un supuesto común, un principio de unidad, que nos permita desarrollarnos en nuestra relación con los demás. Necesitamos un interface ético que nos permita comunicarnos desde nuestro código ético con el código ético de los demás. Necesitamos encontrar los principios éticos globales y universales que subyacen en nuestros códigos éticos relativos.
Personalmente siento que este interface ético de alcance universal puede ser construido a partir de lo que se ha venido en llamar la regla de oro de la ética:
“No le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti mismo”, o “no le inflijas a los demás la violencia de la que no te gustaría ser la víctima”.
El valor de este interface ético no estriba tanto en su carácter de verdad absoluta (lo cual conduciría a un nuevo absolutismo), sino en su poder de comunicar a través de un lenguaje común a distintos códigos éticos. Es decir, su valor radica en su función de generar un espacio de encuentro y comunicación, un reconocimiento de la unidad subyacente a los distintos sistemas éticos. Este interface  podría ser llamado ética de la compasión.

Hacia una ética universal como expresión de la compasión

La ética de la compasión no trata de imponer una determinada concepción absoluta del bien y del mal. No es una ética basada en el poder, ni siquiera en la posesión de una hipotética verdad, entendida como categoría absoluta.
Es una ética que trata de encontrar el sentimiento común que subyace en todos los seres vivientes y en todo código ético.
Siento que el Manifiesto 2000 impulsado por la Unesco dentro de la campaña internacional por una cultura de paz y no violencia es una buena expresión de esta “ética de la compasión”.

Respetar la vida.
Puesto que yo amo y respeto mi propia vida, tengo el derecho de que los demás amen y respeten mi vida.
Puesto que los demás aman y respetan su propia vida, tengo la responsabilidad de amar y respetar la vida de los demás

Practicar la no violencia.
Puesto que no me gusta que ejerzan la violencia sobre mí, tengo el derecho de vivir libre de violencia.
Puesto que a los demás no les guste que se ejerza la violencia sobre ellos, tengo la responsabilidad de no ejercer violencia sobre los demás.

Compartir el tiempo y lo recursos.
Puesto que los recursos vitales pertenecen realmente a la Vida (y la Vida no pertenece a nadie) tengo el derecho de que aquellos que poseen más recursos que yo los compartan conmigo.
Puesto que los recursos vitales pertenecen realmente a la Vida (y la Vida no pertenece a nadie) tengo la responsabilidad de compartir los recursos que poseo con aquellos que tienen menos que yo.

Defender la libertad de expresión y la diversidad cultural.
Puesto que la Vida es libertad y yo soy un ser vivo, tengo derecho a expresar libremente mi identidad personal y cultural y a defender dicha expresión cuando sea amenazada.
Puesto que la Vida es libertad y los demás son seres vivos, tengo la responsabilidad de aceptar y respetar la expresión de la identidad personal y cultural de los demás y a defenderla cuando sea amenzada.

Promover un consumo responsable.
Puesto que soy un ser vivo que necesita recursos vitales para vivir dignamente, tengo derecho a disponer de aquello que necesito.
Puesto que los demás también son seres vivos que también necesitan recursos vitales para vivir dignamente y, dado que estos recursos son limitados, tengo la responsabilidad de consumir sólo lo que necesito.

Contribuir al desarrollo de la comunidad.
Puesto que soy un ser social que necesita vivir en comunidad, tengo derecho a que mis necesidades sean reconocidas y satisfechas por la comunidad.
Puesto que los demás son seres sociales que necesitan vivir en comunidad, tengo la responsabilidad de trabajar para la comunidad, a fin de que sus necesidades sean reconocidas y satisfechas.

La ética basada en la compasión es el polo opuesto a la ética basada en el poder y la dominación, sea cual sea la forma que este poder y dominación adquiera.
La ética de la compasión se basa en un principio universal: ningún ser ama el sufrimiento. Por lo tanto, evitar que todos los seres (tanto yo como los demás, tanto humanos, como vegetales y animales) experimenten el sufrimiento es el principio universal sobre el que se asienta la ética de la compasión.
La ética del poder y la dominación se basa en la imposición casi siempre violenta de un determinado sistema de valores considerados “verdaderos y absolutos” a los demás, para beneficio de aquellos que ostentan el poder y sin consideración hacia el sufrimiento de aquellos que sufren esta imposición.
La ética del poder ha sido la que más frecuentemente ha dominado la historia de la humanidad y la que sigue dominando hoy día. Muchas instituciones religiosas, políticas y estatales, muchos grupos étnicos y muchos grandes consorcios económicos han recurrido siempre a esta ética y siguen haciéndolo hoy día.
No obstante, en un mundo cada vez más consciente de la interdependencia esencial que subyace en el tejido de la Vida, en una época histórica en la que el poder de las armas de destrucción masiva es escalofriante, la perpetuación de la ética del poder y la dominación es el mayor peligro al que se enfrenta la Humanidad.
La alternativa no puede ser otra que la expansión en los corazones de todos los seres humanos de la ética de la sabiduría y de este interface ético al que llamo ética de la compasión. Siento que, obligados por el puro instinto de sobrevivencia, este es el imperativo histórico al que debemos responder en este siglo XXI.
Por ello, como ser humano que trata de seguir la Vía del Buda, considero que todos debemos comprometernos, apoyar y difundir iniciativas como la del Manifiesto 2000, impulsado por la UNESCO.

 

Deja un comentario