À travers la plaine de la Manche

Aujourd'hui, une journée ensoleillée s'est levée. Mais tous les jours ne sont pas brillants. Découragement, frustration, perte et défaite, solitude et amertume... elles font aussi partie du cycle de la vie, comme l'obscurité de la nuit et le pâle clair de lune. Don Quijote era también el Caballero de la Blanca Luna y, como todo héroe, conoció el desprecio, la soledad, la derrota y la amargura. ¿Podría haber éxito sin fracaso, encuentro sin pérdida, dicha sin desgracia, día sin noche o sol sin luna?

Esta mañana que anuncia el suave sol de la primavera he despertado con estos versos de León Felipe resonando en mis huesos:

À travers la plaine de la Manche

se vuelve a ver la figura

de Don Quijote pasar…

Y ahora ociosa y abollada


va en el rucio la armadura,

y va ocioso el caballero,

sin peto y sin espaldar…


va cargado de amargura…


que allá encontró sepultura


su amoroso batallar…
[]

Por la manchega llanura


se vuelve a ver la figura


de Don Quijote pasar…


va cargado de amargura…


va, vencido, el caballero


de retorno a su lugar.

Cuántas veces, Don Quijote,

por esa misma llanura


en horas de desaliento


así te miro pasar…


y cuántas veces te grito:

Hazme un sitio en tu montura


y llévame a tu lugar;

hazme un sitio en tu montura


caballero derrotado,


hazme un sitio en tu montura


que yo también voy cargado


de amargura


y no puedo batallar.


Ponme a la grupa contigo,

caballero del honor,

ponme a la grupa contigo


y llévame
a ser contigo pastor.

Por la manchega llanura


se vuelve a ver la figura


de Don Quijote pasar…

Partagez ceci:

Laisser une réponse

Votre adresse email ne sera pas publiée. les champs requis sont indiqués *

dix-sept + trois =