Catalunya en el corazón

Afirmando mi determinación de trabajar por el bien individual y colectivo, 
pero siendo consciente de que el fuego de la ira no puede apagar el fuego de la ira,
renuncio aquí y ahora a avivarlo.

Afirmando mi determinación de trabajar por el bien individual y colectivo,
pero siendo consciente de que el odio solo conduce a más odio,
renuncio aquí y ahora a alimentarlo.

Afirmando mi determinación de trabajar por el bien individual y colectivo,

pero siendo consciente de que la hostilidad solo conduce a más hostilidad,
renuncio aquí y ahora a justificarla.

Afirmando mi determinación de trabajar por el bien individual y colectivo,

pero siendo consciente de que el deseo de venganza solo conduce a más deseo de venganza,
renuncio aquí y ahora a estimularlo.

Afirmando a mi determinación de trabajar por el bien individual y colectivo,

pero siendo consciente de que la violencia solo engendra violencia,
renuncio aquí y ahora a ejercerla sobre otros.

Afirmando mi determinación de trabajar por el bien individual y colectivo,

pero siendo consciente de que una mancha de sangre no limpia una mancha de sangre,
renuncio aquí y ahora a derramarla.

En estos momentos de aflicción,
pueda yo permanecer atento y consciente,
de manera que la cólera, el odio, el resentimiento, el deseo de venganza
no aniden en mi corazón y no dañen mi bienestar ni el de los demás.

Dokushô Villalba

El odio nunca se extingue por el odio.

“Me maltrató, me golpeó, me derrotó, me robó”. El odio de aquellos que almacenan tales pensamientos jamás se extingue.
“Me maltrató, me golpeó, me derrotó, me robó”. Quienes no albergan tales pensamientos se liberan del odio.
El odio nunca se extingue por el odio en este mundo; solamente se apaga a través del amor. Tal es una antigua ley eterna.

Dhammapada,
Enseñanza del Buda